Vida de escritora

La realidad del NaNoWriMo: ¿aliado o enemigo?

Aunque acabamos de empezar octubre, mujer precavida vale por dos y ya estoy pensando en el mes de noviembre. Porque, si hay algo que hace especial al undécimo mes del año, es el NaNoWriMo.

Lo descubrí en 2017, cuando por fin me tomé en serio mi carrera de escritora. Por aquel entonces tenía en el horno una novela, Un velo de libertad, pero decidí comenzar una segunda al mismo tiempo. Era un reto muy elevado para una escritora novel, pero mereció la pena. Desde entonces, cada año he intentado participar y este no iba a ser diferente. 

Hoy quiero contarte lo que he descubierto tras varios años de reto: la realidad del NaNoWriMo, o cómo este reto puede convertirse en tu aliado o en tu mayor enemigo.

 

¿Qué es el NaNoWriMo?

Podríamos decir de manera coloquial que el NaNoWriMo (National Novel Writing Month) es el mes de la escritura de novela.

El reto consiste en escribir 50 000 palabras entre el 1 y el 30 de noviembre. Se puede tener un primer borrador de novela en sólo unos días.

Lo que buscamos es marcarnos una meta de escritura diaria, 1667 palabras, para adquirir un hábito de escritura. El NaNoWriMo es la ocasión perfecta para encontrar ese momento que habitualmente nos falta para sentarnos a escribir.

¿Y el premio?

Si estás pensando en una gran cantidad de dinero, en que una gran editorial publique tu novela, o en hacerte famoso con esto; siento decirte que no hay premio físico. 

El premio es una superación personal. Conseguir alcanzar ese objetivo que te has propuesto, dejar a un lado las excusas y sentarte a escribir. Incluso, después del reto, podrías plantearte publicar tu novela.

¿Sabías que el best seller Agua para elefantes, de Sara Gruen, nació en un NaNoWriMo? 

¿Y qué hay de las trampas?

La plataforma NaNoWriMo ofrece un contador a 0 que se activa el primer día de noviembre. Y es ahí donde se tiene que anotar la cantidad de palabras que escribimos cada día. Según nos acercamos al objetivo se nos van activando diferentes insignias a modo de motivación. Pero, si nadie te ve y exclusivamente virtual, cómo van a saber si haces trampas?

Como te decía antes, lo que se busca en este reto es la superación personal. De poco sirve ir sumando palabras que tenías escritas con anterioridad en la plataforma. Bueno, quizás para que te den el diploma de ganador, pero a ti mismo no te engañas. Y el mayor premio es la satisfacción de poder decir: «he completado el reto, he escrito una novela en un mes».

 

Mi primera experiencia: NaNoWriMo2017

Escritora NaNoWriMo

Para aquella primera vez, en lugar de preparar una escaleta o fichas de personajes, dediqué el mes de octubre a prepararme leyendo: 

Fracasos y éxitos del NaNoWriMo 2017

Semana a semana fui contando en el blog mis logros. Hoy te los resumo para que veas cómo conseguí llegar al objetivo: 

El 1 de noviembre de 2017 me invadió el miedo porque mis hijos habían estado enfermos la semana anterior.

Miedo a no ser capaz, a fracasar, a no hacerlo bien, a exigirme demasiado, a que no fuera el momento. Temor a la hoja en blanco aunque tenía la historia bien construida mentalmente. Pero, por la noche, con mis tres hijos durmiendo, escribí 2223 palabras para estrenarme en el reto. 

4 de noviembre. Primer día con el contador a cero. Las necesidades de los niños, el trabajo de la casa y un cúmulo de cosas externas hicieron imposible la escritura. Y el cansancio me venció al final del día. 

El día 6, en apenas hora y media conseguí escribir 3637 palabras para remontar en el bajón de los días previos. 

La segunda semana del NaNoWriMo tecleaba a una velocidad media de 2000 palabras por hora. Incluso llegué a pensar que estaba cogiendo el hábito de escribir a diario. Cambié mi rutina e intenté escribir por las mañanas, aprovechando la siesta de mi (por aquel entonces) bebé. Aprendí a compaginar la maternidad y la escritura y no me importaba escribir más despacio aún teniendo al pequeño en brazos toqueteando el ordenador. 

Luego llegaron tres días con el contador a cero y sentimientos encontrados. Frustración porque estaba escribiendo a muy buen ritmo y entonces cogí un buen retraso. Cansada y con ganas de dejarlo para otro momento. Pensativa, buscando la manera de organizarme mejor para que esto no volviera a ocurrir.

El día 15 dejé a un lado mis quehaceres, hice uso de mi resiliencia y me puse las pilas para escribir 5038 palabras en tres turnos: mañana, tarde y noche. 

diario NaNoWriMo 3 diario NaNoWriMo diario NaNoWriMo
diario NaNoWriMo diario NaNoWriMo diario NaNoWriMo Diario NaNoWriMo diario NaNoWrimo 10
diario NaNoWriMo Laila diario NaNoWriMo diario NaNoWriMo diario NaNoWriMo

La primera mitad del NaNoWriMo me sirvió para sacar conclusiones positivas: 

  • Los imprevistos llegan sin avisar y, por muy bien que vaya todo, puede torcerse en cualquier momento. Más vale ser previsores. 
  • No importa cuántos obstáculos nos encontremos en el camino. Si el deseo es firme, conseguiremos ir superándolos para llegar a la meta. 
  • Una batalla perdida no significa perder la guerra. A veces caemos y nos levantamos con más fuerzas para seguir luchando. 

Todavía no te he contado que, para ese noviembre de 2017, escribí el primer borrador de mierda, como diría MJ, inservible casi en su totalidad, de lo que hoy es Ayúdame a salir. Fueron 50 000 palabras de escritura terapéutica con las que conseguí un texto que, tras miles de vueltas, sirvió para dar forma a una novela totalmente diferente pero con la misma base: una crítica social a las adicciones. 

La tercera semana hice todo lo posible por compaginar la vida de madre y ama de casa con la escritura. 

Participé en actividades del colegio de mis hijos, para lo cual adelanté la escritura a primera hora por no dejar el contador a cero. Cuando no encontraba el momento de escribir por el día, lo hacía por la noche a pesar del cansancio. 

Ver cómo poco a poco me acercaba al objetivo era tan motivador que me obligaba a escribir a diario a pesar de las circunstancias. Era flexible con el momento de escritura y lo adaptaba. Fui haciendo del reto una prioridad, dejando a un lado otras tareas importantes de la casa. 

El 28 de noviembre de 2017, a las 10 de la noche ponía fin al borrador con 50 013 palabras. 

NaNoWriMo tercera semana inspiración NaNoWriMo 17 diario NaNoWriMo diario meta NaNo final NaNoWriMo
NaNoWrMo NaNoWriMo final NaNoWriMo diario 24 noviembre

 

Por qué abandoné el NaNoWriMo en 2018

Disfruté tanto al conseguir el reto en 2017 que en 2018 quise cumplirlo de nuevo con una nueva novela. Sin embargo, aquel año no solo era madre de tres hijos, sino que estaba atravesando un momento complicado de mi vida por diferentes circunstancias y, tras intentar escribir varios días y no conseguirlo, abandoné el reto. 

Si el estado de ánimo no acompaña, el reto es más complicado. Y cuando se trata de enfermedades, tanto propias como del entorno más cercano, hay que aceptar que no se puede conseguir todo lo que nos proponemos.

 

NaNoWriMo 2019: Winner

Si en 2018 no había sido capaz de escribir y 2019 tampoco había sido un año demasiado productivo por motivos personales, ¿quién iba a pensar que podría escribir en noviembre? Mi cuarto bebé había nacido en octubre. ¿Era el mejor momento para intentar conseguir el reto? 

Desde que terminase el borrador en 2017 le había dado miles de vueltas para intentar que la historia tuviera sentido. Había escrito sin planificación previa, dejándome llevar por la inspiración, y aquello no se podía considerar novela. No tenía un arco dramático bien trazado, transmitía negatividad y angustia, los personajes eran clichés y tampoco evolucionaban, etc. Había escrito otros relatos y novelas mientras aquel borrador reposaba a la espera de encontrar una forma de contar bien esa historia. Y, para el verano de 2019, había encontrado la trama perfecta para volver a dar forma a la novela. ¿Por qué no intentarlo?

Ver “Ayúdame a salir”

No me creía capaz. Tenía que llevar a mis hijos al colegio y a la escuela infantil en horarios diferentes, luego a las actividades extraescolares, y mientras tanto ocuparme de un bebé con pocos días y una casa llena de obligaciones. No quería tener que rendir cuentas ante nadie para evitar la frustración de ver cómo otros lograban el reto mientras para mí era imposible. Así que decidí no contar a -casi- nadie que tenía intención de reescribir por completo Ayúdame a salir durante el NaNoWriMo. Mi objetivo personal era escribir, avanzar en la novela aunque no llegase a las 50 000 palabras. Pero, en mi interior, cada día me repetía: «vamos, tú puedes». 

Superé el NaNoWriMo el 30 de Noviembre de 2019, con un borrador terminado y un segundo relato que sería el germen de otra novela.

 

A falta de una novela, dos

En esta ocasión tenía la trama bien definida antes de empezar a escribir, así como fichas de personajes y puntos de giro relevantes en la novela. Además, para ir calentando motores, empecé a escribir la última semana de octubre. A lo largo del mes hice uso de mi resiliencia y me fui adaptando a las circunstancias: escribí muchas mañanas mientras cuidaba a mi bebé, algunas tardes rodeada de niños ruidosos y otras tantas noches con el móvil y metida en la cama, agotada. Quería superarme una vez más y ver que soy capaz de conseguir aquello que me proponga. 

Mi borrador tenía cerca de 49 000 palabras, pero algunas las había escrito durante la última semana de octubre. Así que, cuando terminé la historia, todavía me faltaban unas 3000 palabras para conseguir el NaNoWriMo. Entonces, dejándome llevar por la inspiración, me puse a escribir un relato que me sirviera para superar esa cifra y sin saber que, poco después, se convertiría en una novelette: Desesperada

 

¿Tu aliado o tu mayor enemigo?

Que a mí me guste participar en el NaNoWriMo no quiere decir que sea bueno para cualquiera.

Yo misma soy la excepción que rompe la norma sobre lo que debería hacer para ser una escritora profesional. Dicen que: 

  • Debería escribir a diario. 
  • Tendría que mantener una rutina y una constancia, cumpliendo con un horario de escritura. 
  • Se necesita tiempo para poder escribir. 

¿Soy menos escritora por no escribir a diario ni mantener el horario? ¿Incluso si no tengo tiempo para escribir? 

Quizás, por estas razones, me gusta tanto el NaNoWriMo.

El NaNoWriMo es tu amigo si: 

  • Mantienes la constancia: en este caso solo tendrás que esforzarte un poquito por mantener la producción alta, o ni siquiera eso si ya escribes mucho a diario.
  • No eres constante: escribir a diario durante 30 días puede ser el detonante para implementar el hábito de la escritura en tu rutina.
  • No tienes tiempo para escribir: el ambiente del NaNoWriMo, con tantos escritores participando, invita a escribir a pesar de las circunstancias. No querrás ser el único de tu grupo que se quede sin cumplir el reto, así que harás uso de tu resiliencia y buscarás tiempo de donde sea para teclear.

Se convertirá en tu mayor enemigo si: 

  • Revisas hasta la saciedad: este reto consiste en escribir, no en mirar constantemente lo que has puesto. Ya habrá tiempo de revisar y pulir. 
  • Te agobia la presión: si eres de los que se bloquean cuando piensan en cumplir con un objetivo, no te pongas un número tan elevado de palabras como meta. 
  • Escribes micro ficción: David Generoso, escritor de relatos cortos, sabe lo complicado que es escribir tantas historias diferentes para completar un objetivo tan alto de palabras. 
  • Dependes de las musas: si te sientas frente al teclado y necesitas horas esperando a que la inspiración llegue, quizás no sea para ti. Necesitas teclear en cuanto enciendas el ordenador y no moverte de ahí hasta que llegues al objetivo diario de palabras. Quizás, el primer día necesites tres horas para 1667 palabras. Pero enseguida podrás alcanzar esa cifra en una hora. Yo lo consigo. 
  • Si tus pensamientos son tus enemigos: no empieces el reto con la idea de que escribirás una novela de principio a fin durante noviembre. Si, como yo, escribes novela corta, es posible que consigas terminarla a lo largo del mes. Pero puede que pongas punto y final antes del objetivo y te toque empezar algo más para completar la cifra. Aunque, lo más probable, es que termine noviembre, cumplas el objetivo de palabras pero no hayas terminado la novela y tengas que seguir en diciembre. Tampoco te desanimes si un año no lo consigues, igual no era tu momento, ¡vuelve a intentarlo!

¿Repetimos en 2020?

Mi experiencia me dice que, aunque seas incapaz de escribir constantemente durante todo el año, participar en el NaNoWriMo hace posible que puedas publicar una novela cada año. Y no está nada mal. 

Para este 2020 retomaré el borrador que quise empezar en 2018, pero con una idea mucho más clara y una trama mucho más trabajada para escribir una buena novela. Empieza el #proyectoNaNo2020. 

 

Consejos imprescindibles para superar el reto

1. Prepárate con tiempo

Si pretendes conseguir el NaNoWriMo o este año, o escribir una novela en cualquier otro mes del año, te ayudará mucho estar preparado/a. 

Deberías tener clara la historia que quieres contar o, al menos, la base. Como en todo, cada uno sabe qué es lo que mejor le funciona. Los escritores de brújula se dejan llevar por la imaginación cada vez que se ponen a teclear. Para las personas muy organizadas, conocidos como escritores de mapa, es fundamental tener todo bien preparado antes de comenzar a teclear, como aconseja Simplemente MJ en su artículo sobre escribir una novela en 30 días.

Antes de que llegue el 1 de noviembre, en caso de participar en el NanoWriMo, o con algunas semanas de antelación si eliges escribir en otro mes, construye los pilares de tu historia y ten claro en qué momento del día vas (intentar) escribir.

Soy de las que piensa que en el término medio está la virtud. Así que, ni me dejo llevar por las musas ni planifico hasta la saciedad. En mi caso, basta con un par de semanas para planificar la historia que quiero contar. Anoto una serie de ideas, el argumento en líneas generales para saber hacia dónde van mis personajes y una breve descripción de cada uno.

Pero tú puedes organizar cada detalle con manuales como Lánzate a escribir tu novelaRutina de entrenamiento para escritoras en ciernes.

2. Escribe: haz subir el contador

Es muy motivador ver gráficamente cómo avanza nuestro proyecto y cómo nos acercamos al objetivo. Durante el NaNoWriMo, la página web oficial ofrece gráficas y recompensas a medida que anotamos nuestro progreso diario.
En mi caso, tanto si escribo en noviembre como si lo hago durante cualquier otro mes, llevo un control de mis palabras en una tabla de Excel, que a su vez se refleja en gráfica de barras. Cada día anoto cuántas palabras he escrito y, poco a poco, la gráfica se va llenando para comparar visualmente cuándo he rendido más o cuándo he estado menos productiva. 

3. Prémiate

Llegues o no al objetivo diario, prémiate. Comparte tus logros en redes sociales. Celebra con tu entorno más cercano cada pequeño avance. Piensa en un capricho para cuando consigas la meta: auto regalarte un libro, hacer una escapada, visitar un lugar donde ambientar otra historia, etc. 

4. Resiliencia

Si no escribes por la mañana, inténtalo por la noche. Si no puedes escribir en el ordenador, haz una nota de voz con el móvil para transcribir la escena. Que ninguna circunstancia te impida lograrlo. 

5. Fallar forma parte del éxito

Si esta vez no lo consigues, te servirá la experiencia para aprender de los errores y hacerlo mejor a la próxima. 

 

¿Te unes al NaNoWriMo este año?

5 thoughts on “La realidad del NaNoWriMo: ¿aliado o enemigo?”

  1. Yo también quiero hacer el reto este año. El pasado no pude jeje. A ver cómo nos va. Por cierto, puedes seguir con tu novela en el reto. No creo que tengas que escribir otra, ¿No? Me alegra ver que alguien más se va a animar a hacerlo. Va a ser duro, pero creo que también gratificante.

    1. Hola Celia.
      Podría seguir con mi novela, pero empezar una nueva supone un reto mayor todavía.
      Ánimo, nos apoyaremos mutuamente en el reto.

  2. ¡¡Hola!! Creo que te agregué al NaNo el otro día a raíz del grupo de Facebook “El escritor emprendedor”. Yo soy Utopía – Ana Calatayud L. :) ¡Muchísima suerte en el NaNo, que seguro que lo conseguimos! ^^
    Un abrazo y pásate cuando quieras :3

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Raquel Monge.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  RaiolaNetworks.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Responsable: Raquel Monge

Finalidad: gestionar los comentarios

Legitimación: tu consentimiento

Destinatarios: los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de RaiolaNetworks (proveedor de hosting de lailarmonge.com) fuera de la UE.

Derechos: podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos

Información adicional: Política de privacidad