primer borrador de escritor
Autores de novela realista

Cuando tu primer borrador de escritor es una mierda… y lo sabes

Mi primer borrador de escritor era una mierda, de hecho lo sigue siendo. Es una historia curiosa con un final incierto. Al menos de momento.

Hace más o menos año y medio, viví un hecho traumático. Mi mente dio vueltas de campana. En aquel momento pensé que sería buena idea escribir un libro. En realidad era una forma de terapia. Me sentaba todas los días y escribía un capítulo del tirón. Era fácil. Tan solo tenía que vomitar las palabras sin ningún tipo de control. Ahora, al recordarlo, me veo a mí misma escribiendo en un punto de luz, mientras a mi alrededor todo es denso y oscuro. Pero esa negrura no llega hasta mí. Todo gracias a aquel borrador.

Cuando lo terminé todavía no estaba recuperada pero me encontraba un poco mejor. Así que decidí que un libro sin lectores, al menos para mí, no era nada. Busqué en Internet el modo de publicarlo. Encontré El escritor emprendedor, a Ana González Duque, MOLPE, y toda una comunidad de escritores que pretendían hacer lo mismo que yo. Me ilusioné con las vistas. Con la esperanza de llegar a cumplir un sueño que había estado en lo profundo de mi alma desde que era una niña pequeña. Que se desvaneció en el tiempo y que se recuperó aquel aciago día. No hay mal que por bien no venga, dirían los optimistas.

Leyendo tanta información en blogs y libros de formación, comenzó a desarrollarse en mí un sentimiento. No era nada seguro, solo un pequeño regusto que me decía: “Algo no anda del todo bien”. En el fondo lo sabía, pero me daba miedo saberlo. Fue en ese momento cuando le pedí al Sr. B que leyera el primer capítulo de mi libro. Después de hacerlo, me miró con aquella cara que, todavía hoy, permanece en mi memoria. La cara. Esa que pone cuando sabe que tiene que medir mucho sus palabras o entraré en un bucle de destrucción. Esa estampa iba acompañado con un “no está mal”.

¿”No esta mal”? Es lo más triste que puede decir alguien de tu libro. Es la indiferencia total y absoluta. Entonces supe que mi primer borrador de escritor era una mierda. Una real y soberana mierda. La mierda más grande de todas las mierdas.

¿Esperaba que fuese un super libro? No. ¿Esperaba que le gustase a mi primer lector? Sí. Pero no le gustaba. Sabía perfectamente lo que significaba aquella cara. No podía engañarme. No fue igual que cuando escupió aquel pastel de atún, que siempre me recuerda que era como comer una esponja (siempre me pregunté que cuándo debió comer una). Pero casi.

primer borrador de escritor
Momento en el te preguntas qué mierda estás escribiendo

¿Qué podía hacer después de saber que mi primer borrador de escritor era una mierda?

Tenía dos opciones. La opción A. Fácil, conformista y tranquila. La opción B complicada, arriesgada y llena de altibajos.

La opción A era olvidarme por completo. Tenía muchas cosas que se me daban bien. Seguir ese camino. Pero claro, yo quería ser escritora. ¡Es que yo quería eso!
La opción B era formarme, para que ese borrador de mierda fuese algo de lo que estar orgullosa. Ufffffffffff… Mucho trabajo, mucho tiempo, mucho esfuerzo… Pero lo peor de todo: ¿Y si nunca era capaz de transformar aquello en algo interesante? El miedo. Aquello que me impedía seguir esta segunda opción.

Después de ser consciente de que mi primer borrador de escritor era un asco y de plantearme mis dos opciones, estuve un largo tiempo triste y asustada. A día de hoy, todavía sigo asustada, de hecho. No sabía que hacer. Yo solo quería escribir un libro. Podría escribir cientos y no llegar a publicar ninguno. Pero sentía que, mi proceso para llegar a terminarlo, era publicarlo. Más aún, escuchar las opiniones de mis lectores, lo que les había sacudido el alma, al leer mi libro. Eso es lo que quería en realidad.

Elegí la opción B.

primer borrador de escritor
Escritora hecha bola pensando si elegir la opción A o la opción B.

Manos a la obra con mi primer borrador de escritor

1) Busqué todos los blogs de escritores que me parecían más completos y los añadí a mi lector de Feed, entonces Bloglovin. Los leía cada día.

2) Pregunté todas las dudas que tenía en el grupo de facebook El escritor emprendedor. A veces hasta me daba vergüenza. Esto también me motivo para crear mi grupo de facebook El Club de las escritoras.

3) Compré los libros de escritura que mejores referencias tenían. Los que pude conseguir en papel los subrayaba y los que no, los tenía en formato ebook para consultar en el ordenador.

4) Enfoqué mi blog en mi carrera de escritora y me puse en serio con él.

5) Tuve la suerte de poder inscribirme en el Curso de Visibilidad online para escritores de Ana González Duque y en MOLPE (marketing online para escritores) dónde aprendí mucho y bueno.

6) Después me uní también al Curso de Monetización online para escritores, aprovechando la primera edición que resultaba más barata.

7) Me hice una lista en Goodreads de todos los libros de ficción que quería leer. Y comencé a leerlos.

8) Lo más importante: Dejé de lado aquella novela que me hacía tanto daño, por haberla escrito en un momento complicado de mi vida. Es parte de mi final incierto. Quiero que sea una novela muy especial. Recuerdo que le dije al Sr. B: “El primer libro que publicas no suele ser muy bueno”. Y él me dijo, con su lógica aplastante,: “Pues publica el segundo”. Y en eso estoy.

9) Me apunté al NaNoWriMo, escribí 50.000 palabras de lo que será mi primer libro, que en realidad es el segundo.

primer borrador de escritor
Si sigues adelante mola más que tengas alguna rareza como escritora. Aquí en la foto escribiendo descalza.

Lo que más me cuesta

Lo que más me cuesta es superar mis miedos. Una vez le dije a una persona que pensaba que cada vez que hiciese una cosa que me diese miedo, sería más fácil. Y me dijo que yo tenía la capacidad de, aunque me diese el mismo miedo, hacerlo. Así que creo que nunca dejaré de sentir ese miedo. Tampoco nunca dejaré de vencerlo. Pero duele igual cada vez.
Y lo segundo que más me cuesta es conseguir el dinero suficiente para hacer todos los cursos y comprar todos los libros necesarios. Pero voy a superar esa mentalidad de pobre y trabajaré lo suficiente para poder vivir de esto. Me digo que voy a conseguirlo.

Al principio te dije que el final de mi curiosa historia tenía un final incierto. Y eso es porque todavía lo desconozco. Puede que en unos meses te pueda hablar de mi primer libro publicado. De como el primer borrador de un escritor, por muy malo que sea, no define al escritor ni su futuro. Tal vez no veas nunca un libro publicado por mí. El futuro es incierto, lo escribimos cada día, más aún siendo escritores.

 

¿Todavía recuerdas tu primer borrador? ¿Era una mierda?

 

Las fotos de este artículo pertenecen a la película Más extraño que la ficción, si no la has visto échale un ojo. Te gustará saber lo que sienten tus personajes. ;)

P.D. Quería dar las gracias a Laila por pedirme esta colaboración para su blog. Ella y yo nos parecemos mucho. Espero que triunfe con sus objetivos porque significará que yo también puedo cumplir los míos. Ahora solo me queda lanzarle el guante para que me explique, en un futuro artículo, cómo fue su primer borrador…

Escritora de Ciencia Ficción distópica.

Escribo en mi blog Simplemente MJ, una guía de supervivencia de escritoras noveles y diseño bonito para escritoras. También tengo un grupo de facebook El Club de las escritoras.

Puedes seguirme en Facebook, Twitter, Goodreads, Instagram o Pinterest. Entre tanta red social, no tienes excusa.  ^_^

4 thoughts on “Cuando tu primer borrador de escritor es una mierda… y lo sabes”

  1. Yo escribo desde que tengo uso de razón. Tengo un cuento guardado de cuando tenía 8 años, y no fue el primero. Por lo que no recuerdo mi primer borrador. He perdido manuscritos, he abandonado proyectos y otros los he completado. Mis primeras obras eran malas. Posiblemente de las últimas algo malo habrá también. ¿Y qué? Soy feliz escribiendo, es lo que importa.
    Creo que ese primer borrador no era un libro, era una medicina. Te sirvió para mejorar y para encontrar una vocación. Teniendo eso en cuenta, era un gran borrador.
    Déjalo en un cajón y sigue adelante. Seguro que continúas bien y sigues aprendiendo.
    Un besote,
    Pilar.

  2. Mi primer borrador fue un horror que, menos mal, que no terminé. Estoy ahora mismo con el segundo, con el que estoy más motivada y he corregido varias veces, pero tengo intención de escribir la primera historia cuando sepa más, ya que es muy importante para mí. Es una historia que llevo pensando desde que tenía seis añitos más o menos y con los años ha crecido conmigo, me falta el nivel para llevarla a cabo, nada más.

    1. A veces no nos falta nivel, sino confianza en nosotras mismas.
      Lo importante es seguir aprendiendo y no dejar de escribir.
      Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable: Raquel Monge

Finalidad: gestionar los comentarios

Legitimación: tu consentimiento

Destinatarios: los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de RaiolaNetworks (proveedor de hosting de lailarmonge.com) fuera de la UE.

Derechos: podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos

Información adicional: Política de privacidad

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.