Novela realista

Novelas de Mónica Gutiérrez: ¿Qué tienen en común?

Entre mis últimas lecturas había una de las novelas de Mónica Gutiérrez Artero, o Mónica Serendipia como se le conoce en redes sociales. Y eso me hizo recordar que tenía pendiente hablar de otros de sus libros que leí hace algún tiempo. Así que, hoy vamos a ver qué tienen en común las novelas de Mónica Gutiérrez: entre ellas, y con la novela realista. 

Hace un año se me ocurrió unirme al reto Serendipia recomienda. Soy un poco impulsiva, lo reconozco, y como enseguida me vengo arriba, me apunto sin pensar en si podré cumplir o no. “¡Si tengo todo el año por delante!”, debí decirme a mí misma. “Y como solo son tres lecturas, las leeré, y con alguna extra.” Pero luego llega la realidad, mi tiempo limitado, la enorme lista de lectura pendientes que crece a pasos agigantados, y unos cuántos libros que se cuelan sin avisar y van dejando otros en la lista de espera. Total, que me he metido en diciembre y todavía no había leído los libros que tenía que leer

 

Un hotel en ninguna parte

Hay días en los que me encantaría coger la maleta y escaparme a ninguna parte. Si es con hotel incluido, mejor que mejor. 

El atractivo de este título hizo que Un hotel en ninguna parte fuera la primera de las novelas de Mónica Gutiérrez que leí. 

novelas de Mónica Gutiérrez

Cuando Emma Voltarás acepta trabajar ese invierno en El Bosc de les Fades, un excéntrico hotel emplazado en el corazón de un bosque, poco puede imaginar que va a resultar ser la mejor de las segundas oportunidades que a veces concede la vida. Sumida en el tiempo fuera de descuento de El Bosc de les Fades, Emma descubrirá que la amistad y la esperanza pueden encontrarse en cualquier lugar, por muy escondido que esté.

Quizás de la mano de una camarera de habitaciones hada madrina. O de una niña extraordinaria. O de un viejo escritor necesitado de ternura. O de un cocinero que le abrirá las puertas de los escenarios. O de un surfero que se hace mayor a su pesar. O de una jardinera susceptible, preocupada por sus violetas. O, quizás, de la mano de un hombre huraño y maravilloso, capaz de devolverle la ilusión de bailar sobre zapatos de cristal entre las flores de un jardín encantado.

No importa que el lugar en donde estés no aparezca en un GPS: cuando el amor viene a por ti, te encuentra.

Sin mapas.
Sin prisas.
Sin condiciones.
Ven a perderte en El Bosc de les Fades.

Mis impresiones

Nada más comenzar su lectura, me encantó la frescura del relato en forma de emails. No existe una voz narradora, sino que son los tres personajes principales quienes van transmitiendo sus puntos de vista a través de correos a otras personas. Lo curioso es que nunca se ven las respuestas. 

Emma se dirige a su amiga Ana, quien le consiguió el trabajo en ese hotel aprovechando que la violinista  no pasaba por un buen momento. Emma le cuenta a su amiga cómo es su día a día en el hotel. A ella le muestra lo que percibe tanto de los hermanos Brooks, como por parte del señor Lexington, un escritor nostálgico que pasa temporadas de retiro en el hotel, y de los otros personajes que conviven con ella. 

Samuel y Tristán Brooks, los hermanos dueños del hotel, se dirigen a su madre, Martha. Una auténtica relación de hermanos donde el uno ve los fallos del otro y, como niños, corren a contárselo a su madre. 

Las personas que conviven en el hotel crean un vínculo, unas relaciones y un ambiente muy realista. Tienen sentimientos, temores, muestras de afecto, nada que no se pueda encontrar fuera de la novela. Transmiten tanto que son ideales para cualquiera que se encuentre en un momento difícil, como Emma. 

Me quedo con esta frase de Samuel: 

Prefiero mi soledad entendida que la confusión de los demás. 

 

La librería del Señor Livingstone

Conocía La librería del Señor Livingstone desde que leí el relato de la autora en la antología La librería a la vuelta de la esquina. Sabía que me gustaría profundizar en esta librería y tenía el libro comprado a la espera de ser leído. Por eso, cuando vi la propuesta de Mis lecturas y más cositas para leerlo en el reto, supe que era el momento.

novelas de Mónica Gutiérrez

Agnes Marti es una arqueóloga en paro que se ha mudado a Londres en busca de una oportunidad laboral. Una tarde, desanimada y triste por su poco éxito profesional, tropieza en el corazón del barrio del Temple con el pomo de una puerta en forma de pluma, el sonido de unas lúgubres campanillas y el hermoso rótulo azul de Moonlight Books. La librería, regentada con encantador ceño fruncido por Edward Livingstone, debe su nombre a un espectacular techo de cristal que permite contemplar la luna y las estrellas en las noches despejadas. Intrigada por la personalidad y el sentido del humor del señor Livingstone, Agnes decide aceptar la oferta de convertirse en ayudante del librero mientras continúa su búsqueda de trabajo.

El té de la tarde en el rincón de los románticos, las visitas de Mr. Magoo, las conversaciones con la bella editora de Edward, las cenas junto a la chimenea del Darkness and Shadow y la buena lectura convencerán a Agnes de que la felicidad está en los pequeños detalles cotidianos. Pero aunque Moonlight Books podría parecer un oasis de paz en el acelerado Londres, las extrañas campanillas de su puerta daran paso a los sucesos más inesperados: una noche de tormenta, el inspector John Lockwood…

Una comedia muy feelgood, con un toque Wodehouse irresistible. Un homenaje de la autora a sus libros y escritores favoritos.

 

Mis impresiones

En esta librería encontraremos a un señor que conoce bien los libros y lee incluso lo que necesitan sus clientes. Le acompaña un niño que se refugia entre libros con un sueño. Pero, saber de libros no es lo único que se necesita para seguir adelante con una librería: hace falta energía y fuerza que se resiente con la edad, una ayudante. 

Trabajar en una librería no era el sueño de Agnes cuando llegó a Londres. Sin embargo, la realidad no ha resultado como ella lo esperaba, y trabajar en Moonlight Books es una salida para no tener que volver atrás. 

Encontramos personajes cercanos, con sentimientos, emociones y reflexiones personales que ayudan a empatizar. 

Una frase: 

Somos nuestro pasado. Pero también somos el compendio de un millón de aportaciones del otro, porque nadie es impermeable. 

 

Todos los veranos del mundo

Lo que más me llamó la atención de Todos los veranos del mundo, además del título, fue su preciosa portada. Luego, mi amiga Pilar G. Cortés dedicó septiembre a las novelas feelgood, y tuve la suerte de ganar este libro en el sorteo. 

novelas de Mónica Gutiérrez

Helena no sabe cómo sobreviven las familias cuando coinciden todos sus miembros bajo el mismo techo, pero está a punto de averiguarlo.

Helena, decidida a casarse en Serralles, el pueblo de todos sus veranos de infancia, regresa a la casa de sus padres para preparar la boda y reencontrarse con sus hermanos y sobrinos. Un lugar sin sorpresas, hasta que Helena tropieza con Marc, un buen amigo al que había perdido de vista durante muchos años, y la vida en el pueblo deja de ser tranquila.

Quizás sea el momento de refugiarse en la nueva librería con un té y galletas, o acostumbrarse a los excéntricos alumnos de su madre y a las terribles ausencias. Quizá sea tiempo de respuestas, de cambios y vendimia. Tiempo de dejar atrás todo lastre y aprender al fin a salir volando.

 

Mis impresiones: 

He de decir que, de las novelas de Mónica Gutiérrez Artero, esta es la que más me ha atrapado. Tanto que la leí del tirón. Además, el carácter de su protagonista me ha hecho empatizar de forma especial. 

Helena será la voz narradora, que nos irá contando desde su punto de vista cómo es su reencuentro con el pasado. Tras la muerte de su padre se siente incapaz de volver al pueblo donde veraneaba. En esta ocasión se enfrentará a los recuerdos. Encontrará a su paso por el pueblo una nueva librería un tanto peculiar. Este será su refugio. Un librero con un carácter diferente, té y bollos delicious ayudarán a nuestra protagonista a reencontrarse también con sus propios deseos. 

Como Helena, yo también me considero poco emocional. No porque no tenga sentimientos, sino porque, quizás, los oculto. No siempre digo lo que pienso.

Los hermanos coinciden en que su madre fue educada en la austeridad emocional, y creo que esto resume muy bien las diferencias entre los hermanos. Helena es poco expresiva, Silvia se vuelca en la conservación del planeta, y Xavier refleja sentimientos a través de sus libros. 

La unión de la familia, el amor, la vida rutinaria que nos hace olvidar nuestros deseos… Un retrato muy real y cotidiano. 

El pueblo donde se desarrolla la historia transmite calma. Los personajes son capaces de olvidarse del mundo mientras están allí. Y yo, como lectora, he sentido una tranquilidad que no podía dejar de leer. 

Me quedo con esta frase: 

Que no importa lo lejos que corras a esconderte, la vida acaba por encontrarte. 

 

¿Qué tienen en común las novelas de Mónica Gutiérrez? 

En estas tres novelas de Mónica Gutiérrez encontramos algunas cosas comunes:

  • La hora del té. En el hotel, el jardín es el mejor retiro para tomar el té. En la librería, existe un rincón ideal para esta desconexión. Incluso en los veranos se disfruta del té en compañía de un librero un poco peculiar.
  • Libros. En el hotel encontraremos a un escritor que se aloja temporalmente allí para su desconexión. La librería, cargada de páginas y letras, será el refugio de muchos. Los veranos son ideales para pasar las tardes en una librería un poco peculiar, y una época estupenda para que un escritor pueda sacar ideas para sus futuros protagonistas. 
  • Amor. En todas las novelas de Mónica Gutiérrez existen relaciones: de pareja, de familia, de amistad. El cariño se siente a través de sus páginas. 
  • Personajes reales. ¿Por qué no podría ser real una chica que acepta el empleo en un hotel para escapar de un mal momento? ¿Acaso no existen chicas que han emigrado y han tenido que buscar un trabajo diferente al que en un principio querían? ¿Y no es común encontrarse con personas que se reencuentran con el pasado y descubren sentimientos que habían archivado? Lo que te decía, que las novelas de Mónica Gutiérrez Artero muestran historias muy reales a pesar de ser ficción. 

Después de leer estos tres libros, creo que leeré más de esta autora. El noviembre de Kate es un título que me atrae desde hace tiempo. ¿Será una de mis próximas lecturas? 

 

¿Feelgood o novela realista?

Tenemos una costumbre muy fea: etiquetar las historias. Y yo, personalmente, tengo otro mal hábito: buscar la parte realista de todo lo que leo. Es más, si algo no me parece realista, no puedo leerlo. Si no empatizo con los personajes, abandono. ¿Es el feelgood realista? 

Estas novelas de Mónica Gutiérrez podrían ser perfectamente realistas:

  • Como te decía, tienen personajes muy reales.
  • Muestra situaciones que, a pesar de la ficción, son parte de la vida real. 
  • Se puede empatizar con los personajes. Es fácil emocionarse con las cosas que les suceden. 
  • En la realidad hay amor, amistad, familia y emociones.

¿Qué te parecen las novelas de Mónica Gutiérrez Artero? ¿Has leído alguno?

Cuéntame tus opiniones en los comentarios. 

 

Suscribirme a la lista de correo

* indicates required
Intereses

Laila R. Monge - Escritora utilizará la información que proporcionas en este formulario para estar en contacto contigo y proporcionarte actualizaciones y marketing.

Puedes cambiar de opinión en cualquier momento haciendo clic en el enlace para darte de baja en el pie de página de cualquier correo electrónico que recibas, o escribiendo a laila@lailarmonge.com. Trataremos tu información con respeto. Para obtener más información acerca de nuestras prácticas de privacidad, visita nuestro sitio web. Al hacer clic a continuación, aceptas que podamos procesar tu información de acuerdo con estos términos.

We use Mailchimp as our marketing platform. By clicking below to subscribe, you acknowledge that your information will be transferred to Mailchimp for processing. Learn more about Mailchimp's privacy practices here.

2 thoughts on “Novelas de Mónica Gutiérrez: ¿Qué tienen en común?”

    1. Después de leer estas tres novelas de Mónica, me queda claro que las clasificaciones no sirven en absoluto. Al fin y al cabo, lo que importa son las sensaciones que te dejan estas historias y sus personajes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable: Raquel Monge

Finalidad: gestionar los comentarios

Legitimación: tu consentimiento

Destinatarios: los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de RaiolaNetworks (proveedor de hosting de lailarmonge.com) fuera de la UE.

Derechos: podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos

Información adicional: Política de privacidad

Copyright © 2019 Laila R. Monge Designed & Developed by ZThemes
Sígueme en Feedly
https://www.lailarmonge.com/inicio/politica-de-cookies-aviso-legal/https://www.lailarmonge.com/inicio/politica-de-privacidad/