El zoco: literatura árabe Vida de escritora

Una mujer musulmana de jair: rendida a lo inevitable

Si me sigues hace tiempo, quizás no te sorprenda que venga a rendirme ante lo inevitable. Porque está muy bien dejar a un lado parte de mí de vez en cuando pero, al final, no puedo negar quién soy y no estoy dispuesta a renunciar a ninguna de mis facetas. Hoy me dirijo a ti como mujer musulmana, como madre, como Educadora Infantil y, por supuesto, como escritora. 

La imagen de la mujer musulmana en la sociedad

La sociedad tiene un concepto sobre la mujer musulmana que, en muchos casos, está lleno de clichés y falsos mitos. Se suele creer que el papel de la mujer en el islam es obedecer, servir al marido y procrear.

Hay una triste realidad en la literatura árabe que no podemos negar: Nadia Murad tuvo que luchar contra el Estado Islámico y a Malala Yusafzai le dispararon por defender su derecho a la educación. Quizás, por eso, se suele ver a la mujer musulmana como oprimida o como colectivo de riesgo, tanto en la literatura como en la vida real. 

Pero ya te contaba en esta entrada que, como en cualquier cultura, no todos los hombres son iguales ni todas las mujeres están estamos dispuestas a aceptar lo mismo.

El protagonista masculino de Un burka por amor no es machista ni maltratador.

La mujer que elige el protagonista de Cometas en el cielo no es la típica puritana. 

Y Fátima Mernissi fue una autora revolucionaria a su época: se dedicó a estudiar y cambiar la genealogía de mujeres analfabetas de las que descendía. 

Y aunque hoy vengo a hablarte de que me he rendido a lo inevitable, no pienses que estoy tirando la toalla. 

 

Defiendo mis derechos

En enero de 2020, la Asociación de Escritores de Alicante, de la que formo parte, organizó una feria de libros. Estando allí, un hombre se acercó a mi mesa para decirme que no le gustaba mi religión porque trata mal a las mujeres. Como comprenderás, no me iba a poner a convencer a aquel señor de si mi religión es mejor o peor que el resto. Insistía en que se trata mal a la mujer, que los maridos nos las oprimen, etc. Lo único que dije es: «Usted cree que, si mi marido fuese un machista y yo una mujer oprimida, ¿estaría hoy aquí libremente firmando libros?». 

Muchas veces se me han planteado dudas, como estas siete mentiras sobre mí, de manera abierta. Otras, los comentarios son a mis espaldas por el hecho de ser musulmana occidental

Por suerte, sé quién soy y puedo defenderme. Acepto las críticas porque, en este caso, no me lo tomo como algo personal.

 

Una mujer de jair

Jair es una palabra árabe que me gusta mucho. Se suele ver transcrito en su versión francesa como khair, pero como esa kh suena a j, yo prefiero ponerlo tal y como suena en castellano.

Jair significa bien. Y me he dado cuenta de que es la palabra que mejor me define porque yo siempre he seguido el refrán de «haz el bien y no mires a quién». Aportar a la sociedad, ser solidaria y colaborar es algo que me apasiona. ¿Por qué negarlo? 

También hay un dicho similar en el islam que, si me sigues en Instagram, puede que ya conozcas (lo compartí un viernes de #curiosislam). 

Esa soy yo: una mujer de jair -bien-.

 

Voy a sembrar Semillas de jair

La evidencia de la que te hablaba al principio es que tengo muchas facetas y todas están encaminadas a sembrar Semillas de jair.

  • Me identifico como mujer de bien, que aporta algo a la sociedad: a través de mis libros hago crítica social para mostrar cuestiones que no todos ven.
  • Soy musulmana y asumo las críticas, pero trato de dar un buen ejemplo.
  • Mi vocación siempre fue la maternidad: soy madre de familia numerosa y me paso los días tratando de inculcar a mis hijos e hijas unos buenos valores, para que ellos y ellas también sean personas de jair -bien- que aporten algo a la sociedad.
  • Siempre soñé con enseñar: no tengo mejores recuerdos en mi vida profesional que mi experiencia como Educadora Infantil.

Semillas de jair es un proyecto enfocado a público infantil, mayoritariamente musulmán. Nace con el objetivo de educar y corregir mediante el ejemplo y tratando de aportar a la sociedad. Pero es también una iniciativa que pretende destapar mitos sobre esta cultura. 

Los musulmanes no árabes nos encontramos con la dificultad de que hay material traducido al francés y al inglés, pero muy poco contenido islámico en castellano.

Por eso, aunque seguiré escribiendo novela realista, me ilusiona adentrarme esta nueva aventura que aúna -casi- todas mis facetas. 

No te preocupes porque, como le contaba a mis suscriptores en la última newsletter, si no te interesa no hace falta que te vayas. El blog seguirá como hasta ahora y este nuevo proyecto va por otros caminos. Incluso tiene sus redes sociales propias para que, si este contenido no es de tu agrado, no te sientas incómoda leyendo mi blog. 

Te presento Semillas de jair por si te apetece descubrirlo o, simplemente, para que sepas que es otro proyecto mío. Pero aquí seguiremos hablando de reseñas, de autoras/es y de cómo ser más productivas en el poco tiempo del que disponemos. 

¿Quieres conocer a fondo Semillas de jair? 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Raquel Monge.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  RaiolaNetworks.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Responsable: Raquel Monge

Finalidad: gestionar los comentarios

Legitimación: tu consentimiento

Destinatarios: los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de RaiolaNetworks (proveedor de hosting de lailarmonge.com) fuera de la UE.

Derechos: podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos

Información adicional: Política de privacidad