novela realista
Escritores Literatura realista

La Novela Realista también enseña cosas de la vida

Yo, como autor de novela realista (o costumbrista, por aquello de que me encanta hablar de las costumbres) me fijo en lo que me rodea para escribir mis historias. Así, tanto escribiendo como leyendo a otros autores afines, me he dado cuenta de lo mucho que se puede aprender de este tipo de novelas. ¿Qué? ¿Te animas a descubrirlo?

novela realista

 

En la variedad está el gusto: El tiempo de las mujeres

Ignacio Martínez de Pisón es uno de mis autores favoritos. Cuenta historias de la vida, plasma en el papel a las familias tal cual son. Felices, desdichadas, desmembradas, monoparentales…

En El tiempo de las mujeres nos traslada hasta mi Zaragoza natal. Tres hijas entran en un coche a cuyos mandos se sienta la madre. El padre acaba de fallecer y a las pobres no les queda otro remedio que acercarse a recoger el coche al lugar donde murió: un puticlub. Conseguir que una escena, de entrada, tan dramática, sea divertida por el absurdo de la situación es, de entrada, todo un logro.

A continuación, el autor nos relata la vida de las tres niñas que, poco a poco, se convierten en tres mujeres que toman, por así decirlo, tres caminos distintos en la vida. Lo que os digo, para gustos, los colores.

 

Aunque la mona se vista de seda, mona se queda: Tierra de campos

Si algo tiene la novela realista es que nos plantan a los personajes tal cual son. Ya pueden ser como el protagonista de Tierra de campos (un cantante de éxito) que a lo largo de la historia serás capaz de desmitificar a cualquiera. Y es que, por muy fantástica que sea la vida que se relata de puertas para afuera, las cosas cambian (y mucho) cuando se ahonda en el día a día.

Además, lo que más me gustó de esta novela es que consigue que todo sea muy auténtico, llegando incluso a ser bizarro en más de una ocasión. El retorno al pueblo, a los orígenes, a las raíces, es algo que, por cierto, también valoro mucho en este tipo de historias.

 

Como en Fuenteovejuna, todos a una: Entre Turrones

novela costumbrista
Si algo me gusta de los pueblos es que, llegado el momento, son capaces de aunar esfuerzos para conseguir cualquier objetivo. Hace unos años, cuando descubrí la historia que da comienzo a Entre Turrones, lo pensé. Imagina: un pueblo recibe, de la noche a la mañana, un enorme encargo de turrón. Cualquiera se hubiera echado las manos a la cabeza, pero este pueblo cogió al toro por los cuernos y se puso a la faena.

Además, como buena novela realista, también me centré en otros aspectos del pueblo. Lo que más me gustó, sin lugar a dudas, fueron las fiestas de moros y cristianos. Durante esta estrambótica celebración (que tuve la oportunidad de vivir en persona) todo Xixonenc que se precie participa de los desfiles que rememoran la disputa del pueblo por moros y cristianos. Lo que os digo, que querer, es poder.

 

Cualquier tiempo pasado no fue necesariamente mejor: La casa de Bernarda Alba

novela realista

Cada vez que pienso en esta novela, todavía continuo sorprendiéndome. ¿Cómo es posible que la sociedad fuera tan machista? ¿Cómo se podía permitir que este grupo de muchachas sean obligadas a encerrarse en casa como señal de luto? Sinceramente, no lo puedo entender. Pero es lo que tiene la novela realista, que nos pone de manifiesto usos y costumbres que, aunque hoy en día ya no perduren, todavía están presentes en la sociedad en la que vivimos.

Y es que, señoras y señores, aunque les parezca mentira, se aprende mucho de este tipo de historias. No son historias del pasado sino que, muchas de ellas, todavía hablan de escenas de rabiosa actualidad. Ahí lo dejo.

 

La verdad duele: Tal como éramos

novela realista
Hace unas pocas semanas tuve la suerte de acudir a la presentación de la primera novela de Silvia Tarragona, periodista de radio-televisión española. Mi sorpresa, pues no lo sabía, fue toparme con lo que se definió como novela realista pero autobiográfica.

¿Qué significa esto? Pues convengamos que ni la protagonista se llama Silvia, ni los amigos de los que habla comparten los nombres de los personajes reales. Sin embargo, la historia está basada en las vivencias de la autora. ¿Y por qué digo que la verdad duele? Pues porque en esta novela, Silvia Tarragona de desgarra el alma para mostrarnos, de primera mano, que enfrentarse a la verdad, aunque necesario, es doloroso.

 

¿Tú también crees que puedes aprender de la novela realista? ¡Cuéntanoslo! Deja tu comentario y comparte esta entrada con tu familia y amigos. Seguro, segurísimo, que dará que hablar en la próxima cena familiar.

A estas alturas, ya te habrás dado cuenta de que en este artículo no escribo yo, Laila, sino Rubén Berrueco. Le agradezco infinito haber escrito este artículo para mi blog. Y es que la novela costumbrista es parte de la novela realista, y por eso coincido con Rubén en muchas cosas de las que publicamos y leemos. 

 

Por si quieres conocerle:

Rubén Berrueco publicó su primera novela en 2015.

Pediatra y escritor, es el autor de La Sala de Espera, un blog en el que da consejos literarios para quien los quiera leer. Además, también está empeñado en que cualquiera que se lo proponga llegue a leer un libro al mes. De hecho, en octubre de 2017 dio un paso más con este objetivo y creó su propio Club de lectura, un pequeño refugio cibernético en el que cualquiera es bien recibido.

Mientras tanto, entre post, consejos y literatura, Rubén Berrueco próximamente reaparecerá con una nueva historia, Cuando los ojos no ven, su nueva novela.

4 thoughts on “La Novela Realista también enseña cosas de la vida”

  1. Gracias por esta sabrosa información !! Me han encantado todos los comentarios por la riqueza que me han aportado. Seguiré tu bloc con asiduad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *