El zoco de las mil y una noches: de todo un poco

Gran verdad: los escritores están locos

Los escritores están locos

Seguro que más de una vez habrás escuchado eso de “los escritores están locos”.  Hoy vengo a decirte que es cierto, lo estamos, pero no supone un peligro ni es un problema.

Barriendo para casa empezaré por Don Quijote de la Mancha, que para algo soy manchega. Un personaje que enloqueció de tanto leer. ¡Y cuántas veces me habrán dicho a mí eso de “te vas a quedar tonta leyendo“!

Pero últimamente estoy empezando a pensar que es cierto, que un poco locos sí debemos estar para lanzarnos a este mundo de la escritura. Incluso en mí estoy viendo ya comportamientos que, a lo mejor, debería tratarlos con algún profesional. Me acuesto, y en vez de soñar con los angelitos, lo hago con mis historias y con todo el entorno que me rodea de escritores, correctores, lectores, etc. ¿Y eso es bueno o malo? No lo tengo muy claro, pero de esas largas conversaciones en sueños surgen grandes ideas durante el día, y según avanzo en mis proyectos ese deseo de reconocimiento crece.

Es cierto que no estamos muy bien de la cabeza, porque esto de escribir no es un camino de rosas. Escribimos, y luego nos damos cuenta de que tenemos un borrador de mierda. Lo reescribimos, sigue sin gustarnos, lo dejamos reposar a ver si florece solo, le damos otra vuelta… Y cuando ya parece que lo tenemos, lo leen los beta lectores, lo revisa el corrector, y te empiezan a llegar las líneas en rojo. Lo bueno es que, después de todo, seguro que saldrá algo bonito.

novela literatura realista escritora

Al borde de la locura

Hace poco leí por primera vez una novela de Virginia Woolf. Conocía a la autora pero no había tenido tiempo de leer nada suyo. Pero en este artículo no vengo a hablarte de sus libros, sino de ella. Es una de las escritoras más reconocidas del modernismo literario del siglo XX, se suicidó. Quizás no era locura, pues sufría un trastorno bipolar.

Virginia Woolf insiste en la psicología de sus personajes: pensamientos, monólogos interiores, sentimientos. Quizás fueron sus vivencias y su misma enfermedad las que alentaron sus relatos.

 

Edgar Allan Poe sufrió un trastorno mental que le causaba pánico a la oscuridad, pérdidas de memoria, manía persecutoria y alucinaciones. Quizá eso fue lo que lo ayudo a crear fantásticos cuentos de terror, porque los había vivido. Ahogaba sus penas en alcohol.

 

Sylvia Plath sufría cambios de humor y una falta de control a sus impulsos. Se suicidó metiendo la cabeza en el horno, pero no sin antes dejar poemas intimistas, relatos y ensayos. Publicó bajo el seudónimo Virginia Lucas la que fue considerada una obra semi-autobiográfica.

 

Ernest Hemingway padecía ataques de nervios, manía persecutoria y propensión al suicidio, se dice que tenía trastorno bipolar, incluso hablaban de rasgos de personalidad narcisista. Su teoría de que el alcohol era el mejor compañero para la escritura le llevo al alcoholismo; se suicidó. 

 

Franz Kafka refleja en sus novelas el miedo y la desesperación. Sufrió neurosis y depresiones y su humor era una montaña rusa: momentos de gran felicidad con otros períodos de gran apatía. Tenía problemas con el sueño y temores exagerados.

 

¿Locos o muy inteligentes?

Dice Isaac Belmar en La piedra de Sísifo que los escritores están locos, pero no solo ellos, sino los artistas en general. Falta saber qué hay de realidad en esa locura, o si es solo un arquetipo.

A lo mejor, convivir en silencio con nuestro mundo interior y analizando nuestra consciencia no es locira, sino inteligencia. Escribir es muy terapéutico, lo recomiendan los psicólogos. Al plasmar en papel nuestras ideas y sentimientos, aunque sea a través de personajes ficticios, nos ayuda a liberarnos de eso que llevamos dentro.

No sé si estoy loca y trato de autoconvencerme de que no es así; o es que en realidad lo que tengo es mucha vida interior.

¿Tú qué crees? ¿Has perdido el norte leyendo que los escritores están locos?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable: Raquel Monge

Finalidad: gestionar los comentarios

Legitimación: tu consentimiento

Destinatarios: los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de RaiolaNetworks (proveedor de hosting de lailarmonge.com) fuera de la UE.

Derechos: podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos

Información adicional: Política de privacidad

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.