El zoco: literatura árabe Novela realista

Entrevista a Najat El Hachmi: Un Año De Autoras

En esta ocasión, mi elegida para #UnAñoDeAutoras es Najat El Hachmi. 

El verano pasado aproveché mis vacaciones en Nador (Marruecos) para leer su novela El último patriarca, metida plenamente en el ambiente en que se desarrolla. No me cabía ninguna duda de que volvería a hablar de esta autora en el blog, pero es para mí un placer poder haberle hecho esta entrevista. 

Algo que caracteriza muy bien a las historias de Najat El Hachmi es que consiguen trasladarte a su escenario y meterte en la piel de sus personajes. Son novelas realistas que muestran un estilo de vida quizás desconocido para muchos. 

Madre de leche y miel es una de mis lecturas pendientes. Una novela que propongo como lectura para este mes de junio en el Club de Literatura Realista Al Ándalus (al que puedes unirte desde cualquier lugar porque es online). 

Najat El Hachmi

 

Entrevista a Najat El Hachmi

Antes de nada, Najat, agradecerte que hayas aceptado esta entrevista.

1. Para quien no te conozca, ¿quién es Najat El Hachmi?

Es una escritora nacida en Marruecos y criada en Cataluña. Me apasionan tanto la lectura como la escritura, estoy convencida que los libros nos permiten sobrevivir en este mundo tan caótico. A mí la escritura me permite dar sentido a cosas muy absurdas. O eso intento.

 

2. ¿En qué te inspiras para escribir tus novelas?

Creo que mi necesidad de escribir nació de un sentimiento de extrañeza ante la realidad, así que la mayoría de mis historias tienen que ver con eso, con cosas que están en la vida misma y son un buen material literario.

Yo creo que lo único que hay que tener para ser escritor es una mirada distinta. Allí donde otros no ven más que cotilleo, anécdotas, sucesos sin importancia, el escritor sabe descubrir una historia porque es capaz de detectar los humano y profundo, lo relevante. Intento acordarme de esto cuando estoy con las manos en la masa: ¿esto que estoy contando tiene relevancia más allá de que a mí me apetezca contarlo?

 

3. ¿Cuánta autobiografía podemos encontrar en esas historias?

Creo que últimamente, a lo mejor con la moda de la autoficción, los escritores nos estamos exponiendo más de lo que deberíamos. Lo importante de un buen libro es que el lector se lo pueda creer no si eso le pasó o no al autor.

Mi vida no tiene ningún interés por ser la mía, intento rescatar de la propia experiencia lo que responda a algo que vaya más allá. Al ser parte de un proceso mucho más amplio, no creo que sea importante si las historias son mías o no. El contexto sí puede considerarse autobiográfico.

 

4. No debió ser fácil alejarte de tus costumbres y tradiciones, pero, ¿qué significa para ti la literatura? ¿Qué intentas transmitir con tus libros?

Lo primero que intento es entenderme a mí misma, comprender las circunstancias en las que he crecido. Conocer el legado de mi país de origen, lo que ha supuesto el cambio de la immigración. También las injusticias me mueven mucho. Como si la escritura fuera una forma de venganza contra esas injusticias.

 

5. En alguna entrevista has hablado del racismo que has podido sentir. A día de hoy, siendo una escritora reconocida, ¿lo sigues sintiendo?

El racismo no va a desaparecer nunca, va adoptando formas distintas. Está el racismo directo, fácil de identificar pero luego está el más sutil, el de la segregación urbana, escolar, laboral, el de la discriminación administrativa, etc.

En el mundo de la cultura también hay racismo, aunque tengo que decirte que a mí el cariño de lectores y compañeros de profesión me ha hecho sentir menos desarraigada. Ver que hay tanta gente interesada en lo que les pueda contar alguien como yo sobre unas mujeres que muchos no quieren ni conocer hace que el racismo sea más llevadero. De todos modos yo me siento una privilegiada: el ser escritora hace que muchos mecanismos de discriminación se neutralicen. Aunque la literatura ocupe un lugar de segunda en nuestra sociedad (comparándolo, por ejemplo, con el lugar que ocupa el fútbol). Intento pensar en quienes no viven en esta situación de privilegio porque creo que yo me puedo permitir el lujo de hablar de temas que en otros casos puede tener repercusiones importantes para quien alza la voz.

 

6. En El último patriarca se refleja el machismo que, según tú, caracteriza al Rif. ¿Crees que a día de hoy sigue existiendo ese machismo o la sociedad está evolucionando? 

Bueno, el machismo no es una opinión, es una realidad. Estamos acostumbradas a buscar excusas para justificarlo o incluso negarlo pero la verdad es que en muchos sitios sigue habiendo segregación entre sexos, violencia contra las mujeres, control de sus cuerpos y su sexualidad, etc. Ten en cuenta que a parte de las costumbres de cada zona, que pueden variar mucho, tenemos un marco general que es tremendamente machista y que en la mayoría de países musulmanes sigue siendo ley. Yo creía que al haber emigrado a un país más igualitario (aunque quede mucho por hacer en España no hay leyes que discriminen a las mujeres de forma específica) estaríamos a salvo del machismo, o nos sería más fácil pero en los últimos años veo que se está rearmando más que nunca. El fundamentalismo islámico está penetrando con mucho fuerza entre las generaciones más jóvenes que ni siquiera se dan cuenta de que no se trata de la religión de sus padres. Lo más preocupante es que este fundamentalismo lo que hace es frenar el cambio de las
mujeres por la vía del chantaje identitario y poniendo la religión por encima de cualquier otra consideración.

 

7. ¿Qué supuso para ti ganar el premio Ramón Llull?

Fue un momento intenso, dulce pero duro al mismo tiempo porque era bastante jovencita y no esperaba esa repercusión. Empezar así es un poco peligroso pero por otro lado habría sido imposible llegar a tantos lectores de no ser por el premio y si he podido dedicarme a escribir desde entonces ha sido gracias al Llull.

 

8. Madre de leche y miel será mi lectura de junio. ¿Con qué personaje de esta novela te identificas más?

Me gustó el proceso de escribir La hija extranjera y luego la madre porque, aunque no lo parezca por el desenlace, a mí me permitió hacer las paces con la figura materna tanto en calidad de hija como de madre. Asumir que para ser una misma hay que cortar el cordón umbilical es tan importante como reconocer la deuda que tenemos con nuestras madres. Fátima me gusta mucho, la verdad, es luchadora, trabajadora, sensible y resistente a la vez. Aunque no estoy de acuerdo con muchas de sus ideas, a la edad que tengo creo que me siento más cercana a ella que a la
hija, pero sigo compadeciéndome de las dos por igual.

 

9. ¿Estás trabajando ahora mismo en algún proyecto literario?

El próximo mes de septiembre voy a publicar un pequeño ensayo feminista, casi un manifiesto expresando mi indignación ante toda una serie de discursos aparentemente nuevos pero que son el machismo de toda la vida. Luego se me me está imponiendo una nueva novela, pero aún es pronto para hablar sobre ella.

 

10. ¿Qué consejo le darías a los autores noveles?

Que lean y escriban. Tan sencillo y complicado como eso. Que busquen entre todas las voces la que sea la propiamente suya, la auténtica. Hay que probar mucho para encontrar la forma en que uno quiere decir las cosas, mucho, pero un día ocurre, escribes algo y piensas, así era como quería que fuera. Supongo que es algo instintivo pero creo que viene con la práctica.

 

Puedes seguir a Najat en su perfil de Instagram

 

Reivindicación en los libros de Najat El Hachmi

Como nos muestra en la entrevista y como decía al principio de esta entrada, Najat transmite mucho a través de sus historias y personajes. 

Si hay algo que me gusta mucho de esta autora, además de la verosimilitud de sus novelas, es que muestra temas muy amplios. 

El último patriarca, una novela de sumisión ante la figura del hombre.

Najat El Hachmi

Madre de leche y miel, la historia de un nuevo camino: dejar atrás el origen para luchar por un futuro incierto. 

La hija extranjera, el conflicto personal de seguir con un futuro impuesto o luchar por la búsqueda del propio. 

Yo también soy catalana, la experiencia de ser inmigrante y sentirse “en tierra de nadie”. 

La cazadora de cuerpos, carencias emocionales y experiencias sexuales. 

 

¿Te animas a leer conmigo a Najat El Hachmi este mes

Suscribirme a la lista de correo

* indicates required
Intereses

Laila R. Monge - Escritora utilizará la información que proporcionas en este formulario para estar en contacto contigo y proporcionarte actualizaciones y marketing.

Puedes cambiar de opinión en cualquier momento haciendo clic en el enlace para darte de baja en el pie de página de cualquier correo electrónico que recibas, o escribiendo a laila@lailarmonge.com. Trataremos tu información con respeto. Para obtener más información acerca de nuestras prácticas de privacidad, visita nuestro sitio web. Al hacer clic a continuación, aceptas que podamos procesar tu información de acuerdo con estos términos.

We use Mailchimp as our marketing platform. By clicking below to subscribe, you acknowledge that your information will be transferred to Mailchimp for processing. Learn more about Mailchimp's privacy practices here.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable: Raquel Monge

Finalidad: gestionar los comentarios

Legitimación: tu consentimiento

Destinatarios: los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de RaiolaNetworks (proveedor de hosting de lailarmonge.com) fuera de la UE.

Derechos: podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos

Información adicional: Política de privacidad

Copyright © 2019 Laila R. Monge Designed & Developed by ZThemes
Sígueme en Feedly
https://www.lailarmonge.com/inicio/politica-de-cookies-aviso-legal/https://www.lailarmonge.com/inicio/politica-de-privacidad/