Escritora NaNoWriMo
Concursos literarios Personal

Diario NaNoWriMo (segunda semana)

Ya van dos semanas del reto NaNoWriMo, y con él este diario.

Ya sabes que debería escribir 1667 palabras cada día para conseguir llegar a las 50 000 antes de que termine el 30 de noviembre. Terminé la primera semana con 12 033 palabras. ¡Vamos a por la segunda!

 

Día 8 NaNoWriMo

Hoy me ha ocurrido algo un poco raro. Como ayer escribí por la mañana, al querer escribir hoy por la noche, me he pasado el día pensando que me faltaba algo.

Eran demasiadas horas sin abrir Scrivener, y sin saber nada de cómo avanzaban mis personajes. Pero ya, metida en la tarde, he pensado que no era el momento de escribir y que lo mejor sería esperar a la noche, tal y como había previsto.

Por otro lado me asaltaba un temor, y era que, al llegar la noche, el cansancio pudiera conmigo y no me sentase a escribir. Y, finalmente, así ha sido.

Una vez que ha llegado el momento de calma en casa con los niños dormidos, y con el frío que empieza a hacer ya por estas tierras manchegas, las ganas de tumbarme con una mantita han podido a las de escribir, y he dejado el contador a 0.

Eso sí, me he prometido a mí misma no volver a hacer esto. No es la primera vez que me pasa, así que creo que tengo que cambiar el momento de escritura, definitivamente. Y en esto tengo que estar agradecida al NaNoWriMo, porque sin este reto no habría reconocido que las noches no son mi mejor aliado para escribir.

Antes, cuando prefería descansar y dejaba la escritura para otro día, ni siquiera me proponía hacerlo por la mañana, sino que directamente esperaba a la noche siguiente. Y así, era un día que había perdido. Uno tras otro que dejaban el trabajo detenido.

Tengo que escribir durante el día, en cualquier momento que no sea demasiado caótico, pero por el día.

diario NaNoWriMo 8

 

Día 9 NaNoWriMo

Como no quiero volver a dejar el contador a 0, ni que el cansancio y el frío me hagan dejar la escritura para mañana, hoy me he sentado a escribir por la mañana.

1590 palabras acumuladas en un primer momento de escritura.

Como el resto del día no he podido adelantar nada más de la novela, esta noche sí que me he sentado a escribir.

¡2040 palabras en una hora exacta!

Estoy disfrutando mucho de la novela, y los personajes están tomando un camino que no es exactamente el que había planeado, pero me encanta.

Puedo irme a dormir tranquila, sabiendo que hoy he hecho 3630 palabras, y que ya son más de 15600 las que marca el contador.

Diario NaNoWriMo

Día 10 NaNoWriMo

Estoy intentando cambiar el horario de escritura a las mañanas. Además, me he dado cuenta de que puedo escribir 2000 palabras por hora, y esto creo que se está convirtiendo en un hábito. Puede que porque me está gustando la historia. 

El caso es que hoy, en dos momentos de la mañana, he conseguido 2397 palabras. Y dejo el ordenador por hoy más que satisfecha. 

Espero que el fin de semana sea algo productivo y no atrase demasiado el contador, ahora que lo llevo mejor que bien.

diario NaNoWrimo 10

Día 11 NaNoWriMo

Estoy cogiendo muy bien el hábito de escribir a diario, algo que antes de empezar el reto no tenía. 

Ahora, con el cambio de escribir por la mañana en vez de por la noche, creo que tengo también más motivación. 

Ya no es pasar el día pensando en si podré escribir por la noche, sino que me siento en un momento, cumplo el objetivo del día, y después me quedo todo el día tranquila haciendo otras cosas. Eso sí, pensando de vez en cuando qué giro darán mis personajes al día siguiente. 

A pesar de ser sábado y de tener a los niños mayores en casa también, 2054 palabras más de mi novela. Es cierto que he tardado un poco más que los otros días, pero escrito está. Y voy con algo más de un día  de adelanto. Si un día no escribo, no llevaré retraso. 

A este paso, ¿conseguiré el objetivo algún día antes de que termine el mes?

diario NaNoWriMo Laila
Sí, he terminado las últimas palabras con una pequeña manita que tocaba las teclas y con La Patrulla Canina de fondo.

Días 12, 13 y 14 NaNoWriMo

Ya lo dice el refrán: “Días de mucho, vísperas de nada”.

Y aquí estoy, el 14 de noviembre por la noche, actualizando el artículo desde el móvil después de tres días sin encender el ordenador.

Sí, como me gusta ser realista, tengo que contar las cosas como son.

El domingo pasado, día 12, tuve un día familiar de comida fuera de casa. Un día que tenía muy merecido y que disfruté mucho: para mí, nada mejor que ver a mis hijos felices.

Como iba por delante de las palabras que correspondían al día, no tenía porqué preocuparme. Aún así pensé varias veces escribir, pero no encontré el momento.

 

Con lo que yo no contaba era con que el lunes 13 tampoco iba a poder sentarme a escribir. Me surgieron una gran cantidad de compromisos, papeleos, reunión en el colegio, etc. Y terminé el día con un dolor de cabeza insoportable, de los que no puedes abrir los ojos, y durmiendo antes de las 10 de la noche.

 

El caso es que me he metido en el día 14, y todo el atraso que tenía acumulado de tareas en casa se ha comido mi día. Eso, y una cita del médico, y que el bebé pasó la tarde nervioso.

Y aquí estoy, inmersa en un mar de sentimientos que no sé ni por dónde coger.

Frustrada porque estaba escribiendo a muy buen ritmo y ahora llevo retraso.

Cansada y con ganas de dejarlo para mañana.

Pensativa buscando la manera de organizarme mejor el día a día para que esto no ocurra.

¿Desmotivada, decepcionada, abatida? Eso no, ¡ni pensarlo!

Porque tengo claro que voy a escribir las 50 000 palabras, como sea. Es lo que quiero y tengo que conseguirlo. Ya veremos de qué manera, pero no pierdo la esperanza.

diario NaNoWriMo

Día 15 NaNoWriMo

En pleno ecuador del reto, a día 15 de noviembre, debería llevar ya 25 000 palabras.

Como he tenido tres días de abandono total del reto, y aunque tenía algo de sobra el fin de semana pasado, se han ido acumulando las palabras atrasadas.

Pero yo no me doy por vencida. Así que esta mañana he dejado a un lado mis quehaceres y me he sentado a escribir. Con sus correspondientes parones por el bebé, pero he conseguido hacer 3210 palabras.

El resto del día lo he pasado con mis obligaciones diarias, y con algo de vida social. Pero no podía irme a dormir sabiendo que, a mitad de mes, no llegaba al objetivo diario. 

Con los niños dormidos y bastante cansancio, he sacado fuerzas y me he sentado de nuevo a escribir. 1828 palabras más de mi novela, y con un total de 25 152. 

 

NaNoWriMo ecuador diario

 

No lo estoy intentando, ¡lo estoy consiguiendo!

Y de esta última semana no puedo sino sacar conclusiones positivas: 

  • Los imprevistos llegan sin avisar, y por muy bien que vaya todo, puede torcerse en cualquier momento. Más vale ser previsores. 
  • No importa cuántos obstáculos nos encontremos en el camino. Si el deseo es firme, conseguiremos ir superándolos para llegar a la meta. 
  • Una batalla perdida no significa perder la guerra. A veces caemos y nos levantamos con más fuerzas para seguir luchando. 

¡Vamos a por la segunda mitad del reto! Sin prisa, pero sin pausa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *