Mis novelas realistas Un poco de mí

Al descubierto: Un velo de libertad

Hoy es mi cumpleaños. Como regalo, quiero descubrirte los secretos de Un velo de libertad

Es mi primera novela, autobiográfica, y estará a la venta el 27 de septiembre. 

Promo Un velo de libertad

La idea

Lo primero que escribí públicamente fue un blog: Mi camino hacia el islam. Aburrida de responder una y otra vez las mismas preguntas sobre mí, quise hablar sobre mi identidad para llegar a todo aquel que tuviese curiosidad. He vivido (y vivo cada día) rodeada de prejuicios y falsas ideas sobre quién soy; creí que una buena forma de desmontar los mitos era escribiendo sobre mi propia experiencia. 

Me apasiona escribir desde niña, pero no tuve los apoyos suficientes como para confiar en mí y dedicarme a algo que me gusta tanto. Pero con el blog recibí el cariño de muchas personas, y sus palabras de apoyo me hicieron pensar en escribir más allá de eso. 

En un principio pensé en publicar con editorial de coedición. Y aprovecho para agradecer a Cris, de la editorial Cuatro Hojas, el haber tenido en cuenta mi idea de convertir el blog en novela. Pero entonces, buscando sobre ser escritora, encontré a Ana González Duque, de quien he aprendido mucho en este último año y a quien le estaré eternamente agradecida por sus consejos y constante apoyo. De ahí que decidiera que esta novela es demasiado personal como para dejarla en manos de otros: quiero tener yo el control de todo lo que pase con mi historia. 

Después de escribir un primer borrador de mierda soñando con ser una gran escritora, me di cuenta de que tenía que mejorar mucho. 

Me atacó el síndrome del impostor. Me vinieron las dudas, pensé que mi historia no merecía la pena, creí que autopublicar sería imposible para mí… Y cuando por fin conseguí vencer mis miedos, empecé a leer sobre escribir para mejorar en esto.

 

Los primeros en conocer Un velo de libertad

Leí lo que había escrito, lo reescribí, lo volví a leer, borré, cambié, añadí y lo retoqué varias veces dando lo mejor de mí y aplicando lo que había aprendido. Sin embargo, siempre tuve en mente que la opinión de los demás, y sus consejos, me ayudarían a mejorar. Por eso dí el siguiente paso: dejar que varios escritores devoralibros leyesen mi novela y esperar que me diesen su opinión más sincera. Las críticas constructivas sirven para mejorar.

En eso también me han ayudado mis compañeras del grupo Mastermind. Pilar G. Cortés, Inma Bretones, Izaskun Albéniz y Alicia Zabaleta han estado ahí aguantando mis dudas y miedos hasta el final. Sin su apoyo, igual me hubiese rendido antes de llegar hasta aquí. 

 

Pilar Navarro Colorado me transmite muy buena energía desde que la conozco. No sé si tendrá algo que ver se dedique a la vida Mindful, pero es una persona muy cercana. Es lectora de novela realista y se ofreció a leer mi borrador, así que no lo dudé ni un instante. Esta es su opinión: 

 

No sé si a ti te pasa, pero yo siempre vivo con la intriga de qué hay detrás de cada rostro. Cuando voy en el autobús, cuando coincido apenas unas horas con alguien en vacaciones, cuando comparto asiento en el tren, en la sala de espera del médico… en cualquier ocasión me pregunto qué le ha llevado a cada persona al sitio en el que me la encuentro. No es cotilleo. En absoluto. Pienso que no podemos juzgar a nadie por el aspecto con el que le conocemos en un momento dado y creo que detrás de cada persona hay una historia digna de ser contada.
En el caso de Laila no he tenido que preguntarle nada porque ella me lo ha contado en su novela. Y es una historia que, si no fuera real, debería inventarla porque muestra la perseverancia y la constancia que lleva a una persona a luchar por lo que cree y demostrar que no son tonterías de cría. 

Cuando sientes que algo te llama con fuerza y crece en tu interior, es de valientes ir a por ello. Pero no un ir y ver qué pasa.

Laila se forma, busca la verdad y estudia todo lo que tiene que ver con ese sentir interno. Creo que éste es uno de los puntos fuertes de la novela. Más allá de que la niña católica se convierta en mujer musulmana, más allá de prejuicios y religiones, más allá de formas de vestir, ritos y costumbres, me encontré con una historia de búsqueda y de lucha por la verdad de la protagonista. Es un ejemplo para cualquiera que se enfrente a un entorno conocido y, quizá, cómodo porque siente que su vida es otra cosa. Es difícil sentir que no encajas y que la vida que tu familia quiere para ti no tiene nada que ver con lo que tú quieres.
Leí la novela de Laila en dos días, casi de tirón. La narración es ágil, entretenida y muy inspiradora. Y por eso creo que es interesante su lectura: no sólo para saber qué ha llevado a Laila a cambiar el supuesto guión de su vida para lo que se le educaba, ni por saber cómo vive una mujer musulmana en la España actual, ni el proceso propio y con su familia… Esta novela es mucho más que la historia que narra porque puede servir de inspiración y motivación a todo aquél que sienta que su guión de vida aún está por escribir y no es el que le asignaron al nacer. 

 

Rubén Berrueco es pediatra y escritor de novela costumbrista. El autor de Entre Turrones y Cuando los ojos no ven me pareció un blanco perfecto para que leyese mi historia. Sus novelas me encantan, soy muy fan de su blog y participo en su Club de lectura. ¿Cómo no iba a proponerle ser mi lector beta? Ahora es él quien habla de mi novela: 

Laila me brindó la oportunidad de leer su primera novela hace unos meses. Aproveché, como siempre hago, un viaje para disfrutarla. Esta vez fue en un avión, un viaje largo que se me pasó volando (nunca mejor dicho) con esta historia.

La suya es una novela corta y autobiográfica en la que Laila explica el reto que supuso cambiar de religión. Del Cristianismo al Islam en alrededor de cien páginas. Dicho así, parece sencillo, pero el suyo no fue un camino de rosas, más bien todo lo contrario. Sin embargo, lo que más me atrajo de esta novela fue que más allá de las motivaciones que le llevaron a interesarse por el Islam y a acercarse a otras chicas y mujeres musulmanas, el trasfondo de la historia es un crecimiento personal en autodeterminación, seguridad en sí misma y constancia. «Si quieres, puedes», sería un dicho que resumiría parte de esta historia. Y sí, esto es algo con lo que muchos lectores se pueden sentir identificados.

 

David Orell es escritor de realismo y siempre ha sabido darme buenos consejos. Él sería quien diseñara la portada de mi novela. Tenía que conocer de antemano mi historia para reflejarla bien con una imagen. ¡Y no ha podido dar mejor resultado!

No es la primera vez que trabajamos juntos. Hace ya un tiempo, cuando estuvo en esa tediosa fase para encontrar su pseudónimo, creamos este artículo entre los dos que puedes leer aquí. Después, según avanzaba la escritura de Un velo de libertad, su interés hacia una portada diseñada con herramientas muy básicas me condujeron a darle un toque de atención y le propuse trabajar juntos otra vez. Casi sin darme cuenta, el manuscrito de su primera novela caía en mis manos para que pudiera darle una opinión (y algunas correcciones/sugerencias/asínoyasísíes). ¿Quién me iba a decir que acabaríamos compartiendo risas y locas conversaciones? ¿Cómo podía imaginar que estaría ante una chica Fast & Furious? ¡No es broma! Ahora que no nos mira, en uno de los capítulos encontrarás la razón por la cual la he llamado así. ¡Te advierto que está un poco loca!

Disimula que Laila está aquí.

Pues como iba diciendo, me siento muy orgulloso de ella y no lo digo porque me haya dejado aportar mi granito de arena, sino porque al final me hizo caso cuando le dije que se esforzara más para encontrar el título adecuado. ¡No quieras saber qué otras ideas tenía meses atrás!

Estoy contento por Laila, ha logrado llegar hasta aquí y, además, pisando fuerte. No ha sido nada fácil. Liberarse de aquellas situaciones que no hacían más que atarla más fuerte y la obligaban a ser quien no era, no ha sido un paseo en barca, precisamente. Puede que mucha gente no comprenda lo que supone para alguien dejar atrás una religión que no la define.

¡Felicidades, Laila. Buen trabajo!

Carlota, C.A. Ortega, es escritora de novela romántica New Adult. Es otra de esas personas que se hace querer aún sin conocerla, amable y sincera. Se ofreció a ser mi lectora beta, y a mi novela le faltaba un toque de romance. 

Soy C. A. Ortega, escritora de novela romántica, y una de las afortunadas que participó como lectora cero en Un velo de libertad. Tengo que decir que, desde el principio, la novela me atrapó sin remedio (acabé el manuscrito en un solo fin de semana) y sé que muchas lectoras se verán igualmente atrapadas por la historia.

Lo que más me gustó del libro es que te sientes muy identificada con la historia. Si naciste en los ochenta en una pequeña localidad, te reconocerás en Laila a la perfección. Todas hemos pasado por esa adolescencia en la que creíamosque no encajábamos y estábamos ávidas de buscar nuestro propio camino. Lo que más engancha de la novela es entender cómo de una situación parecida a la de tantas chicas de la época: familia tradicional, abuela religiosa, bautizos, comuniones…, de repente, Laila siente que no pertenece a ese mundo y en vez de alejarse de todo dogma, se topa con una religión totalmente desconocida en la que entiende que encaja a la perfección.

Por otro lado, la vida de Laila tampoco ha sido tranquilita precisamente y todo ello hace que desde que coges el libro no puedas parar de leer. Si tengo que encontrar un inconveniente, como buena lectora y escritora de romántica, me faltó el beso de final. Pero no dejes de leerla por ese pequeño detalle. 

Pilar G. Cortés es una escritora chick lit que vive en apuros, como sus personajes. Desde que la conocí supe que seríamos grandes amigas porque empatizamos mucho la una con la otra. Su libro, Mamá en apuros contra el cáncer, me llegó profundamente por lo duro que es superar una enfermedad como la suya. Cuando formamos el grupo Mastermind supe que Pilar nos aportaría mucho a todas. 
La lectura me ha durado dos días, y porque tuve un día complicado, si no me lo habría terminado en uno solo. No me ha supuesto un esfuerzo ninguno, al contrario, la historia engancha de manera que quieres seguir leyendo aunque tengas otras cosas que hacer.
Es una historia de lucha, de lucha personal y de lucha contra el qué dirán. La vida en un pueblo no debe de ser sencilla, si además has sido víctima de chismes y rumores desde muy temprana edad. Con este panorama, Raquel decide dar rienda suelta a su curiosidad sobre la cultura musulmana, y poco a poco y a pesar de ser algo que marca aún más su diferencia con el mundo, se encuentra más a gusto con un velo en la cabeza que sin él.
El testimonio está contado en primera persona, con un estilo sobrio, en una historia que no necesita más adornos. Lo importante está ahí, y te va cogiendo con una mano invisible del alma y del corazón. 
Para sentirte identificada con esta historia no te hace falta ser musulmana, o saber acerca de esa religión. Empatizas porque es la historia de una joven que lo único que quería era encontrar su lugar en el mundo, y que intentó sin éxito amoldarse a lo común por evitar ser el centro de atención. Pero al final se rindió a su evidencia: si eres diferente hay que celebrarlo, no esconderlo.
Punto extra por la entrañable historia de amor que esconde entre sus páginas.
Inma Bretones es bloguera literaria con años de experiencia en su blog y canal Lectora de tot. Es escritora de novela contemporánea. Compañera de escritura, crítica y gran observadora, tras leer varias versiones puede decir:
La novela de Laila R. Monge, Un velo de libertad es una novela escrita en primera persona y desde el corazón. En ella Laila nos narra su historia, aquella que la llevó a convertirse en musulmana y sentirse plenamente libre, teniendo la vida que siempre había anhelado.
Izaskun Albéniz es escritora de genero negro, pero tiene un fondo muy blanco. Organizada, atenta y observadora. Con afán de descubrir. 

Un velo de libertad llega al corazón por su sinceridad y sencillez, porque es fácil sentir de nuevo las sensaciones encontradas que todas tuvimos al buscar nuestra identidad en el inevitable paso de la adolescencia a la juventud.

En esta novela Laila no sólo tiene la valentía de mostrar y compartir parte de su vida, sino que además lo hace de forma que, sin esfuerzo, resulta fácil empatizar con la protagonista y las dudas que surgen en su proceso de maduración.
Pero sin duda, me gustaría destacar que lo que diferencia a esta breve novela autobiográfica de otras que he leído, es la naturalidad con la que Laila/Raquel plantea las dudas y preguntas sobre el islam que yo también me he planteado en alguna ocasión.
Una pequeña gran lectura.

Corrección profesional: ¿qué transmite?

Ninguna novela es perfecta desde el principio. Para que merezca la pena tiene que pasar por varias revisiones y correcciones que detecten fallos y ayuden a pulir lo que sobra (o lo que falta). 

Me gustan mucho las reseñas y artículos que publica Esther Magar. Además, las veces que había hablado con ella siempre encontrábamos cosas en común entre las dos.

¿Qué pienso de Un velo de libertad como lectora?

Pues que es una lectura necesaria para derribar muchos prejuicios. Laila nos cuenta su conversión al islam como una transición natural; pero, a la vez, nos muestra la incomprensión de su entorno, incomprensión que seguramente también sientan los lectores que pertenezcan a otras religiones y, sobre todo, aquellos que no crean en ninguna. La forma de pensar de Laila nos rompe los esquemas más de una vez, sí; sin embargo, consigue que la entendamos, que compartamos sus incertidumbres, que nos alegremos con sus avances y que nos preocupemos cuando nuevos obstáculos surgen en su camino.

Un velo de libertad, además de relatar la conversión al islam de Laila, es una novela de iniciación: vemos su paso de la niñez a la edad adulta, con los complejos, miedos y conflictos propios de esa etapa. Así que, en ese aspecto, todos los lectores se sentirán reflejados en mayor o menor medida.

En su primera novela, Laila tiene el valor de mostrarse tal cual es y, además, nos deja claro que la libertad no es una forma de vestir o de vivir, sino la aceptación de uno mismo, tanto en su fuero interno como de cara a la sociedad. Todos deberíamos aprender mucho de Laila, y leer su novela autobiográfica es una buena forma de hacerlo.

Tuve claro desde el principio que quería que fuese Esther quien leyese mi novela de manera profesional. 

He tenido el honor de que Laila confiara en mí para corregir su primera novela. La verdad es que ha sido una corrección «sencilla», ya que el estilo de Laila lo es: huye de florituras y se ciñe al relato de los hechos, por lo que no había que quitar paja ni exceso de adjetivos o adverbios que restaran fluidez al texto. Obviamente, tuve que pulir los típicos errores que contiene cualquier borrador, por ejemplo, reordenar información para mejorar la comprensión y eliminar repeticiones de palabras e incisos innecesarios en los diálogos. También le recomendé ampliar algunas escenas; aun así, quedan elipsis o lagunas que, lejos de entorpecer el seguimiento de la historia, son la excusa ideal para abrir el diálogo entre la autora y los lectores que se queden con ganas de más. En cuanto a la ortotipografía, la novela de Laila apenas me dio faena. Solo tuve que corregir la puntuación de los diálogos y el uso de mayúsculas y cursivas, que siempre es complicado. En definitiva, ha sido una gozada corregir Un velo de libertad.

 

¡Gracias a todos! Sin vuestro grano de arena, no sería lo mismo. 

 

7 pistas de Un velo de libertad

Por último, te dejo el resultado de #7días7pistas. Este crucigrama lo fui desvelando en mis redes sociales hace algunas semanas. 

Un velo de libertad pistas

  1. Un color: el verde. Verde esperanza, verde vida. Un color predominante en mi portada, y en mi velo. 
  2. Una ciudad: Granada. Un viaje que supone un ante y un después, como te contaba en el Tour literario
  3. Un lugar: La Alhambra. La imagen que sugirió David Orell para mi portada. 
  4. Una etapa: la adolescencia. Como decía Esther Magar, el paso de mi niñez a la vida adulta.
  5. Origen: Albacete. Mi origen, la ciudad que siempre me recibe con los brazos abiertos. 
  6. Una palabra: personalidad. Aquello que se va construyendo a lo largo de mi novela. 
  7. Título: Un velo de libertad. ¿No te parece sugerente?

 

¿Qué te ha parecido? ¿Compartirás este viaje conmigo? 

¿Qué es para ti la libertad?

Déjame tu comentario. Comparte. Sígueme. 

Ya en preventa en Amazon.  A la venta en papel y digital el 27 de septiembre.

Puedes suscribirte a mi newsletter para recibir un descuento.