Consejos low cost para lectores sin tiempo

Abandonar un libro: mis motivos

Hasta hace algún tiempo, abandonar un libro era algo que no se me pasaba por la cabeza. 

Me ha ocurrido estar leyendo algo que no me gustaba, que me aburría, que solo deseaba llegar al final. Pero no abandonaba. Una parte de mí seguía leyendo en busca de algo que pudiera gustarme o que sacase el lado positivo de ese libro. 

No hay libro tan malo que no tenga algo bueno. Miguel de Cervantes.

Sin embargo, de un tiempo a esta parte, mi lista de libros que quiero leer era (y es) demasiado larga. Por eso, en algún momento, me dije: ¿por qué seguir leyendo esto que no me gusta si tengo ahí otras opciones muy atractivas? Entonces me di cuenta de que abandonar un libro no es tan malo. 

abandonar un libro

Mis motivos para abandonar un libro

  • No es creíble. La ficción no deja de ser algo irreal, inventado por el autor. Pero, para mí, si algo no me parece creíble encuentro un motivo para abandonar. Este fue el motivo por el que abandoné Lágrimas en la lluvia, de Rosa Montero. 
  • La edición importa. Si la edición es mala, es motivo suficiente para abandonar un libro. Me ocurrió con La señora Dalloway, de Virginia Woolf. La historia era muy buena y la autora me parece muy interesante. Sin embargo, tuve la mala suerte de dar con una edición que no tenía capítulos ni saltos de escena. Esa sensación de leer sin respiración, de no encontrar el momento de parar, me hizo abandonar la lectura. 
  • Demasiadas descripciones, cero acción. Una lectura no avanza, pasas varias páginas con descripciones del entorno y no ves acción. Lo primero que hago es saltar párrafos buscando algo que me llame la atención para seguir leyendo. Si, aún así, me sigue aburriendo, tengo otra razón para abandonar un libro. 
  • Exceso de clichés. Cuando todos los personajes son clichés y las situaciones que aparecen están muy vistas, esa lectura pierde atractivo. 
  • Un argumento muy repetido. Últimamente he leído muchas novelas sobre el maltrato psicológico y con algunos personajes machistas. No llegué a abandonar, pero es cierto que la última novela que leí sobre este tema se vio resentida y no la disfruté tanto. 
  • El estado de ánimo influye. En un momento difícil donde nuestro estado anímico está decaído, hay ciertas lecturas que no conviene leer. Sería bueno darles una segunda oportunidad; sin embargo, muchas lecturas se pueden perder por el simple hecho de llegar en mal momento.

abandonar un libro

Abandonar un libro antes de empezarlo

Ya te he contado en alguna ocasión que la novela corta es, para mí, el mejor formato. Hay libros que, antes de empezar a leerlos, sufren mi abandono. Quizás, luego, cuando me decido a leerlos, me encanten, pero me cuesta empezar. 

  • El tamaño importa. Tenemos muchas lecturas pendientes, y el libro más gordo siempre se queda esperando. “Leo este corto, y luego me pongo con ese”. “A ver si termino estos dos, y empiezo aquel que me llevará más tiempo”. “Para este libro necesito calma, si no perderé el hilo”. Estos y otros pensamientos han sido los culpables de que Volver, de Alejandro Moreno Sánchez, se haya quedado sobre la mesa unas cuántas semanas. 
  • Espérame a que vuelva. Un libro te gusta, pero no puedes llevarlo siempre en el bolso. Lo empiezas, pero pasas días sin poder volver a retomar la lectura. Alternas lecturas digitales mientras ese libro te espera sobre la estantería. Quieres volver a leerlo, estás deseando saber qué viene después, pero no encuentras el momento. Esto mismo me ocurrió con Alas negras y chocolate amargo, de Sonsoles Fuentes. Me gustó mucho el libro y lo tenía siempre en mente, pero tuvo que esperarme más de una vez mientras pasaban por mis manos otras lecturas. 
  • No sé si habrá feeling. Con tanto clasificar los libros, a veces dudamos sobre si encajará o no entre nuestros gustos. Dicen que los lectores de novela realista no disfrutamos de la novela romántica o el feelgood. No sé si seré yo, pero hay novelas clasificadas como románticas que esconden historias realistas, como en las de Mayte Esteban; historias feelgood con las que puedes verte identificado, como con Mónica Gutiérrez Artero, y novelas eróticas que son más bien literatura árabe, como en el caso de Mar Montilla. Incluso algunas novelas negras encajan dentro de mis gustos, porque más allá de la clasificación son un thriller de emociones. 
¿Qué cosas te hacen abandonar un libro?

 

Suscribirme a la lista de correo

* indicates required
Intereses

Laila R. Monge - Escritora utilizará la información que proporcionas en este formulario para estar en contacto contigo y proporcionarte actualizaciones y marketing.

Puedes cambiar de opinión en cualquier momento haciendo clic en el enlace para darte de baja en el pie de página de cualquier correo electrónico que recibas, o escribiendo a laila@lailarmonge.com. Trataremos tu información con respeto. Para obtener más información acerca de nuestras prácticas de privacidad, visita nuestro sitio web. Al hacer clic a continuación, aceptas que podamos procesar tu información de acuerdo con estos términos.

We use Mailchimp as our marketing platform. By clicking below to subscribe, you acknowledge that your information will be transferred to Mailchimp for processing. Learn more about Mailchimp's privacy practices here.

2 thoughts on “Abandonar un libro: mis motivos”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable: Raquel Monge

Finalidad: gestionar los comentarios

Legitimación: tu consentimiento

Destinatarios: los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de RaiolaNetworks (proveedor de hosting de lailarmonge.com) fuera de la UE.

Derechos: podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos

Información adicional: Política de privacidad

Copyright © 2019 Laila R. Monge Designed & Developed by ZThemes
Sígueme en Feedly
https://www.lailarmonge.com/inicio/politica-de-cookies-aviso-legal/https://www.lailarmonge.com/inicio/politica-de-privacidad/